Como limpiar el alma segun la biblia

Como limpiar el alma segun la biblia

Significado de la desintoxicación del alma

“Porque tenemos estas promesas, queridos amigos, limpiémonos de todo lo que pueda contaminar nuestro cuerpo o espíritu. Y trabajemos para alcanzar la santidad completa porque tememos a Dios”. 2 Corintios 7:1, NLT

Los ritos de purificación eran comunes en las religiones africanas tradicionales. Los rituales de lavado y limpieza servían para liberarse de las maldiciones y la culpa por las malas acciones y por violar los tabúes. El acto físico del lavado representaba la limpieza moral y espiritual.

El Israel del Antiguo Testamento también tenía muchos rituales de purificación ordenados por Dios (Números 8:5-8). Algunos rituales se aplicaban a los sacerdotes que servían en el Tabernáculo y posteriormente en el Templo. Otros rituales preparaban al pueblo para estar en la presencia de Dios.

Pablo dijo a los corintios que se limpiaran de “todo lo que pueda contaminar nuestro cuerpo o espíritu” (2 Corintios 7:1) este tipo de limpieza se hace confesando y apartándose de los pecados que nos contaminan o ensucian. Pablo también desafió a los creyentes a “trabajar hacia la santidad completa” porque Dios es santo y justo. Ya no son necesarias las ceremonias elaboradas, sino el arrepentimiento del pecado y la búsqueda del perdón.

Qué es la limpieza en la Biblia

No es limpiar, sino el estado de estar limpio. Una ducha fresca para eliminar el sudor de un día caluroso resulta muy refrescante. El simple placer de ponerse un jersey recién lavado, meterse en unas sábanas limpias a la hora de dormir u oler a un bebé después de su baño.

  Frases que mojan el alma

A través del profeta Ezequiel, Dios prometió un día en el que nos purificaría completamente. “Rociaré sobre vosotros agua limpia, y quedaréis limpios; os limpiaré de todas vuestras impurezas y de todos vuestros ídolos. Os daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo en vosotros; quitaré de vosotros vuestro corazón de piedra y os daré un corazón de carne. Y pondré mi Espíritu en vosotros y os moveré a seguir mis decretos y a tener cuidado de cumplir mis leyes” (Ezequiel 36, 25-27).

Más que la suciedad del trabajo físico, nuestros cuerpos soportan la suciedad del pecado. Violamos nuestros cuerpos -el templo del Dios vivo- mediante la inmoralidad sexual. Incluso cuando otros perpetran la ofensa, llevamos una mancha de vergüenza que el jabón no puede quitar. Sólo Jesús puede borrar la culpa y la vergüenza que contaminan nuestros cuerpos. Dios puso la condena y el castigo del pecado sobre los hombros de Jesús. Mucho antes de Jesús, Dios aseguró a su pueblo que enviaría un Redentor para limpiarlo. “Aunque vuestros pecados sean como la grana, quedarán blancos como la nieve; aunque sean rojos como el carmesí, quedarán como la lana” (Isaías 1:18). Y nos liberó de toda vergüenza purificándonos y declarándonos santos.

Tipos de limpieza en la Biblia

“La sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado”-1 Juan 1:77Pero si andamos en la luz, como él está en la luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado (1 Juan 1:7).

  Como saber la inicial de tu alma gemela

TODOS nosotros hemos escuchado a menudo la lectura de este gran texto con un énfasis especial en la última sílaba de “limpia”. Casi podemos oír, incluso ahora, a nuestro aspirante a guía espiritual invitándonos en tono serio y reverente a observar la forma del verbo. No está en pasado, dice, o sería haft cleansed, ni tampoco en futuro. Limpia, es la palabra, agrega, poniendo el peso de su voz una vez más en la sílaba final: un presente continuo, como ven. La sangre de Jesucristo limpia de todo pecado. Luego continúa diciéndonos que diariamente, cada hora, necesitamos ser limpiados, que cada nuevo pecado nos llama a regresar y encontrar una nueva limpieza en esa fuente abierta para el pecado y la impureza. Y al hablar así, el querido hombre sólo expresa lo que comúnmente cree la mayor parte de la cristiandad evangélica.

Rituales de limpieza cristianos

Hay seis cosas que el Señor aborrece, siete que le son abominables: los ojos altivos, la lengua mentirosa y las manos que derraman sangre inocente, el corazón que urde planes perversos, los pies que se apresuran a correr hacia el mal, el testigo falso que exhala mentiras y el que siembra discordia entre los hermanos.

Porque esta es la voluntad de Dios, vuestra santificación: que os abstengáis de la inmoralidad sexual; que cada uno de vosotros sepa dominar su propio cuerpo en la santidad y el honor, no en la pasión de la lujuria como los gentiles que no conocen a Dios;

  Alma del rey public agent

Un salmo de David. El Señor es mi pastor; nada me falta. En verdes praderas me hace descansar. Me conduce junto a aguas tranquilas. El restaura mi alma. Me conduce por sendas de justicia por amor a su nombre. Aunque camine por el valle de la sombra de la muerte, no temeré ningún mal, porque tú estás conmigo; tu vara y tu bastón me confortan. Preparas una mesa ante mí en presencia de mis enemigos; unges mi cabeza con aceite; mi copa rebosa. …

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad