Como se representa una creencias

Como se representa una creencias

Naturaleza de la creencia

Una creencia es una actitud de que algo es así, o de que alguna proposición sobre el universo es verdadera[1]. En epistemología, los filósofos utilizan el término “creencia” para referirse a actitudes sobre el mundo que pueden ser verdaderas o falsas[2]. Creer algo es tomarlo como verdadero; por ejemplo, creer que la nieve es blanca es comparable a aceptar la verdad de la proposición “la nieve es blanca”. Sin embargo, mantener una creencia no requiere una introspección activa. Por ejemplo, pocos consideran cuidadosamente si el sol saldrá o no mañana, simplemente asumen que lo hará. Además, las creencias no tienen por qué ser ocurrentes (por ejemplo, una persona que piense activamente “la nieve es blanca”), sino que pueden ser disposicionales (por ejemplo, una persona que si se le pregunta por el color de la nieve afirme “la nieve es blanca”)[2].

Los filósofos contemporáneos han tratado de describir las creencias de diferentes maneras, entre ellas como representaciones de las formas en que podría ser el mundo (Jerry Fodor), como disposiciones para actuar como si ciertas cosas fueran verdaderas (Roderick Chisholm), como esquemas interpretativos para dar sentido a las acciones de alguien (Daniel Dennett y Donald Davidson), o como estados mentales que cumplen una función particular (Hilary Putnam)[2]. [Algunos también han intentado ofrecer revisiones significativas de nuestra noción de creencia, incluidos los eliminativistas de la creencia que argumentan que no hay ningún fenómeno en el mundo natural que se corresponda con nuestro concepto psicológico popular de creencia (Paul Churchland) y los epistemólogos formales que pretenden sustituir nuestra noción bivalente de creencia (“o tenemos una creencia o no tenemos una creencia”) por la noción más permisiva y probabilística de credibilidad (“hay todo un espectro de grados de creencia, no una simple dicotomía entre creencia y no creencia”). [2][3]

  Como se forman las creencias cientificas

Sistema de creencias simons

Juntos, la Inclusión y la Preservación dicen que siempre que la información \(E\) es consistente con la creencia actual \(\cap \Bel,\) \[\cap \Bel_E = \cap \Bel \cap E. \Si \({\bf F}\) es una colección de proposiciones y para todo \(E en {\bf F},\) los conjuntos de creencias \Bel,\Bel_E\) satisfacen los principios AGM, decimos que \(\Bel_{\bf F},\) la disposición del agente para actualizar sus creencias cualitativas dada la información de \({\bf F}\), satsifica los principios básicos AGM.

Lin y Kelly (2012) estudian las reglas de aceptación que especifican un mecanismo para la transición elegante hacia el sistema cualitativo y fuera del probabilístico. Una regla de aceptación \(\alpha\) mapea cada estado de creencia parcial \(\Pr\) a un único estado de creencia cualitativa \(\alpha(\Pr)\ con el que es coherente. Por ejemplo, la tesis lockeana fuerte determina una regla de aceptación una vez que especificamos un umbral. La tesis humeana, en cambio, no determina una regla de aceptación, limitándose a imponer restricciones a los pares aceptables \(\langle \Bel, \Pr \rangle.\) Las actualizaciones cualitativas de un agente siguen sus actualizaciones probabilísticas si \[\alpha(\Pr)_E=\alpha(\Pr_E),\] siempre que \(\Pr(E)>0\). En otras palabras: la aceptación seguida de la revisión cualitativa produce el mismo estado de creencia que la revisión probabilística seguida de la aceptación.

Significado de la representación formal

Una creencia es una actitud de que algo es así, o de que alguna proposición sobre el universo es verdadera[1]. En epistemología, los filósofos utilizan el término “creencia” para referirse a actitudes sobre el mundo que pueden ser verdaderas o falsas[2]. Creer algo es tomarlo como verdadero; por ejemplo, creer que la nieve es blanca es comparable a aceptar la verdad de la proposición “la nieve es blanca”. Sin embargo, mantener una creencia no requiere una introspección activa. Por ejemplo, pocos consideran cuidadosamente si el sol saldrá o no mañana, simplemente asumen que lo hará. Además, las creencias no tienen por qué ser ocurrentes (por ejemplo, una persona que piense activamente “la nieve es blanca”), sino que pueden ser disposicionales (por ejemplo, una persona que si se le pregunta por el color de la nieve afirme “la nieve es blanca”)[2].

  Dreikurs creencia detras de la conducta

Los filósofos contemporáneos han tratado de describir las creencias de diferentes maneras, entre ellas como representaciones de las formas en que podría ser el mundo (Jerry Fodor), como disposiciones para actuar como si ciertas cosas fueran verdaderas (Roderick Chisholm), como esquemas interpretativos para dar sentido a las acciones de alguien (Daniel Dennett y Donald Davidson), o como estados mentales que cumplen una función particular (Hilary Putnam)[2]. [Algunos también han intentado ofrecer revisiones significativas de nuestra noción de creencia, incluidos los eliminativistas de la creencia que argumentan que no hay ningún fenómeno en el mundo natural que se corresponda con nuestro concepto psicológico popular de creencia (Paul Churchland) y los epistemólogos formales que pretenden sustituir nuestra noción bivalente de creencia (“o tenemos una creencia o no tenemos una creencia”) por la noción más permisiva y probabilística de credibilidad (“hay todo un espectro de grados de creencia, no una simple dicotomía entre creencia y no creencia”). [2][3]

Ejemplos de creencias

En las creencias vivimos, nos movemos y somos las creencias constituyen la base de nuestra vida, el terreno sobre el que vivimos Toda nuestra conducta, incluida la vida intelectual, depende del sistema de nuestras auténticas creencias. En ellas está latente, como implicaciones de lo que específicamente hacemos o pensamos el hombre, en el fondo, está creyendo o, lo que es igual, el estrato más profundo de nuestra vida, el espíritu que mantiene y lleva a todos los demás, está formado por creencias…(Ortega y Gasset)

  El sesgo del sistema de creencias

Elementos de los sistemas de creenciasLos siguientes elementos se enumeran en el orden que sería lógicamente necesario para la comprensión de un sistema de creencias. Esto no implica prioridad en el valor o en un sentido causal o histórico.

Found Sci 21, 147-152 (2016). https://doi.org/10.1007/s10699-015-9409-zDownload citationShare this articleAnyone you share the following link with will be able to read this content:Get shareable linkSorry, a shareable link is not currently available for this article.Copy to clipboard

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad