Falsas creencias que producen anorexia

Recursos para los trastornos alimentarios

Un trastorno alimentario no es muy leal ni digno de confianza, aunque pretenda ser tu amigo. Alimentan tu cerebro sistemáticamente con toneladas de falsas creencias, mentiras y contradicciones. Así es, los trastornos alimentarios te dicen mentiras.

Vivir con un trastorno alimentario convierte tu mente en un campo de batalla. Cada minuto está lleno de conflictos entre la voz del trastorno alimentario y la voz sana. Tu voz sana intenta discutir con la voz del trastorno alimentario, pero siempre acabas perdiendo la batalla. Lógicamente, te encuentras en un continuo estado de angustia.

Recuerdo que, a pesar de esta sensación de incomodidad, no fue hasta que comencé la recuperación que pude identificar las dos voces. Aprendí a distinguirlas y a confiar más en mi voz sana.

Cuando me refiero a la voz del trastorno alimentario, en realidad me estoy refiriendo a los pensamientos y a las creencias que apoyaban mi trastorno alimentario. Es esa voz del trastorno alimentario la que me convenció de adoptar conductas destructivas. La voz del trastorno alimentario siempre está ahí e incluso puede estar presente en el fondo, lista para destruir cualquier progreso realizado en la recuperación.

Causas de los trastornos alimentarios

La alimentación desordenada se sitúa en un espectro entre la alimentación normal y el trastorno alimentario y puede incluir síntomas y comportamientos de los trastornos alimentarios, pero con menor frecuencia o nivel de gravedad. Los trastornos alimentarios pueden incluir una alimentación restrictiva, una alimentación compulsiva o patrones alimentarios irregulares o inflexibles.

¿Qué es la imagen corporal? La imagen corporal es una combinación de los pensamientos y sentimientos que uno tiene sobre su cuerpo. La imagen corporal puede oscilar entre experiencias positivas y negativas, y una persona puede sentirse en diferentes momentos positiva o negativa o una combinación de ambas.

  Que es una creencia inamovibe

Los trastornos alimentarios pueden afectar a personas de cualquier sexo. Ha habido una infra-representación de los varones en la investigación sobre los trastornos alimentarios (1), y la investigación con varones es casi exclusivamente con varones cisgénero y puede no incluir a las personas que se identifican como trans o de género diverso.

Históricamente, los trastornos alimentarios se han conceptualizado como enfermedades de las personas con bajo peso corporal y tipificadas por trastornos como la anorexia nerviosa. Hoy en día hay pruebas sustanciales de que esto es inexacto. Los trastornos alimentarios se dan en toda la gama de tipos de cuerpo y en todo el espectro de peso.

Cuestionario de creencias básicas sobre los trastornos alimentarios

En este estudio, se evaluó y revisó el Cuestionario de Creencias Centrales sobre Trastornos Alimentarios (ED-CBQ); una medida diseñada para evaluar cinco áreas de creencias centrales que, según la hipótesis, son relevantes para el desarrollo y mantenimiento de una variedad de presentaciones de trastornos alimentarios. El presente estudio tenía como objetivo evaluar el ED-CBQ y desarrollar una versión revisada y mejorada de la medida original tras evaluar su estructura factorial y sus propiedades relacionadas. No se encontró apoyo para el ED-CBQ original, por lo que se desarrolló una versión revisada que poseía propiedades iguales o superiores a la medida original de 40 ítems. El ED-CBQ-R fue capaz de diferenciar entre los grupos sintomáticos de los trastornos alimentarios y los que no lo son y, lo que es más importante, fue una herramienta válida, fiable y eficaz para futuros clínicos e investigadores. Esta nueva herramienta puede resultar útil en futuras investigaciones cuando se consideren las características cognitivas centrales que subyacen a una variedad de presentaciones de trastornos alimentarios y de la alimentación.

  Creencias metacognitivas eque son

Este estudio fue aprobado como parte de un proyecto estudiantil más amplio (‘Investigating the clinical utility of the Eating Beliefs Questionnaire’, número de aprobación 2014/082) por el Comité de Ética de Investigación Humana de la Universidad de Sídney. Todos los participantes recibieron una declaración de información del participante y dieron su consentimiento para participar en el estudio. Todos los participantes leyeron una declaración de información al participante que les permitía tomar una decisión informada sobre si querían participar en la investigación o no. Se les informó de que también podían dejar de participar en cualquier momento sin que ello les supusiera una penalización. La ética del procedimiento de consentimiento fue aprobada como se ha indicado anteriormente.

Creencias básicas de los trastornos alimentarios

No existe una única causa de los trastornos alimentarios. Los trastornos alimentarios son el resultado de una compleja interacción entre múltiples factores, como los genéticos, ambientales, socioculturales y psicológicos. Nadie es inmune a los trastornos alimentarios. Los trastornos alimentarios afectan a personas de cualquier edad, sexo, raza, etnia y grupo socioeconómico.

Ciertos genes pueden aumentar el riesgo de que una persona desarrolle un trastorno alimentario. A menudo vemos que los síntomas de los trastornos alimentarios aparecen en varias generaciones de una misma familia. Si a alguien de tu familia se le ha diagnosticado un trastorno alimentario, es más probable que desarrolles síntomas de un trastorno alimentario. Sin embargo, los padres deben saber que no son culpables del trastorno alimentario de sus hijos.

  Como cambiar una creencia limitante

Las influencias culturales también pueden aumentar el riesgo de desarrollar un trastorno alimentario. Todos los días nos asedian con imágenes alteradas que muestran estándares de belleza artificiales y poco realistas. La sociedad y los medios de comunicación siguen promoviendo tipos de cuerpos “delgados” con poca grasa corporal como la norma o el “ideal”. Los medios de comunicación social también pueden influir en el riesgo de padecer un trastorno alimentario, ya que los cerebros de los jóvenes adolescentes carecen de las habilidades de desarrollo y de afrontamiento necesarias para procesar estas imágenes alteradas de una manera sana y neutral. Los individuos perfeccionistas y de alto rendimiento pueden estar más expuestos a sucumbir a los mensajes culturales que afirman que “la delgadez es lo mejor”.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad